Agentes / Ela

La Tempestad Bosak
Elzbieta Bosak

Elzbieta Bosak es la nueva incorporación al equipo Rainbow. Apodada Ela, esta decidida mujer de 30 años ha progresado en su carrera de forma poco convencional. Después de escalar puestos rápidamente dentro de las fuerzas especiales polacas, fue destinada a seis países diferentes y estuvo activa en Irak durante siete años.

Sus logros no son una sorpresa, considerando que es la hija menor de Jan Bosak, un antiguo comandante de la unidad antiterrorista de Polonia, el GROM. A pesar de este legado, Ela no es el tipo de soldado que uno podría esperar.

SILENCIOSOS
Y OCULTOS

Originaria de Breslavia, la historia de la familia de Ela está muy unida a la de la propia ciudad. Su abuelo era un Cichociemy, un paracaidista de élite del ejército polaco exiliado en la Segunda Guerra Mundial. Tras ser capturado durante el levantamiento de Varsovia, consiguió escapar y llegó a Breslavia, donde sufrió un largo asedio de tres meses.

Ela reconoce que su abuelo tuvo un papel importante en su vida: "Todavía llevo un pedazo de su uniforme donde quiera que vaya.” A través de sus historias de la contienda, alimentó el espíritu rebelde y desafiante de Ela, y le enseñó que "se causa más daño atacando una vía de suministros que neutralizando a un hombre.” Aunque esas lecciones a la larga convertirían a Ela en una fabulosa agente antiterrorista, también hicieron que para ella fuera muy difícil comprometerse con el estricto estilo de vida militar.

Desafiante
 

Desafiante

Ela tuvo dificultades cuando asistió a la escuela militar; constantemente sus compañeros la acosaban por la atención especial que Ela recibía, como hija de un comandante del GROM. Su expediente menciona un incidente, seis meses antes de su graduación, que motivó su expulsión. Pasó una pequeña temporada en otra academia, pero su falta de atención al final provocó que fuera trasladada a un instituto local normal.

Después de graduarse, abandonó Polonia y partió hacia Berlín para vivir su propia vida y a su manera. Estudió Bellas Artes hasta que su interés decayó cuando, poco a poco, su antigua vida volvió a cruzarse ante ella.

Mercenaria y poco convencional

Mercenaria

Ela recibió una oferta tentadora cuando conoció al propietario de una compañía militar privada y, atraída por la idea de aventuras e independencia económica, aceptó, confiando en que su papel como soldado mercenario sería diferente de lo que había experimentado en la academia militar.

Poco convencional

Durante sus primeros años de trabajo en Irak se granjeó una reputación en el campo de operaciones por su impresionante rango de habilidades, y también por su actitud, el único obstáculo en su camino. Aunque era indudablemente un miembro muy valioso para cualquier escuadra, sus jefes la vigilaban muy de cerda para investigar los informes sobre sus problemas de autoridad.

Tras una operación en Bagdad, ela recibió la noticia de que su padre se había quitado la vida.

Carta

“No recuerdo la noche de patrulla siguiente; solo recuerdo aferrarme al uniforme de mi abuelo, intentando saber cuándo fue la última vez que había hablado con mi padre”. Esta carta fue la última noticia que recibió de casa desde que había dejado Polonia, cuatro años antes.

Determinación

Determinación

Meses después de la muerte de su padre, Ela terminó su contrato y entrenó sin dencanso para superar las pruebas del GROM mediante el acceso civil. Entrar en la antigua unidad su padre era su forma de mantener cerca su recuerdo, y corregir los errores del pasado.

Impresionados por su determinación y su progreso en el campo de operaciones, los responsables de las fuerzas polacas la aceptaron. Ya dentro del GROM, desarrolló una gran experiencia en la lucha contra redes terroristas (Countering Threat Networks o CTN), y ayudó a diseñar métodos avanzados para conseguir información sobre objetivos y rutas de suministros.

Una de sus acciones más conocidas es la operación Cielo Naranja. Junto a Valkyrie, la experta en Inteligencia de los SEAL, Ela pasó meses infiltrada en el círculo íntimo de un señor de la guerra, antes de desmantelar su red sin que un solo civil resultara herido. Su colaboración con los SEAL fue tan fructuosa que el equipo Rainbow decidió reclutarla, como pieza fundamental para su grupo internacional de especialistas de élite. Solo es cuestión de tiempo para que veamos qué huella dejará Ela en el legado de los Bosak.

Equipamiento

Dispositivos

Defensa

Habilidad especial

Inspiradas en las granadas polacas antitanques de 1939, usadas por los famosos Cichociemny durante la IIGM, las minas adhesivas Grzmot pueden anclarse a superficies y, al estallar, bloquean el oído y producen una acción desorientadora. Estas minas aturdidoras se activan por proximidad y afectan a cualquiera en su radio.

Este explosivo no letal fue adaptado específicamente para Ela, conocida por su forma de aislar los objetivos de la población local, para sabotear operaciones con explosivos. Ela tiene un movimiento característico cuando ha sido herida de gravedad: su capacidad de lanzar una última mina aturdidora.

Principal:Scorpion EVO 3 A1
F0-12

Secundaria:RG15

Dispositivos Alambre de espinoGranada de impacto

Velocidad: Rápida

Blindaje: Ligero